Grúa

Grúa Horquilla Eléctrica

En cuanto a su empleo, las grúas horquilla contrapesadas, aparte de ser realmente rápidas, son óptimas para trabajar tanto dentro como fuera de la bodega–más allá de que son en especial recomendables para las operaciones en los exteriores, por su construcción y diseño–. De todas formas, hablamos de máquinas ideales para la carga de camiones, ya que por su parte delantera sólo sobresalen las horquillas. Como en otros campos, la tecnología ha adelantado en el avance de estas grúas horquillas. Uno de los principales cambios es el uso de inversores de Corriente Continua a Corriente Alterna para alimentar el motor eléctrico, eliminando los “lignitos” utilizados por los motores DC, que se gastaban con el uso y requerían ser cambiados cada cierto tiempo. Hoy día, los motores AC no llenan estos elementos y prácticamente no precisan mantención. Consideraciones sobre Grúas Horquillas Eléctricas Reducir el ahínco manual de los operadores, de manera segura y eficaz, es una incesante preocupación para los fabricantes de los equipos usados en Logística.

Grúa Horquilla Eléctrica

Conseguir grúas eléctricas de distribuidores reconocidos es muy importante, ya que una grúa eléctrica bien operada es un equipo que prácticamente no necesita mantención. En este sentido, el único sistema que requiere una mantención periódica es el sistema hidráulico de las horquillas, debiendo mudar aceite y filtros cada cierta proporción de horas de empleo. Al estimar esto, se puede inferir que a lo largo de su historia útil, la mantención del conjunto es mucho más barata. Las grúas a combustión, en la mayoría de los casos, precisan de mayor espacio para maniobrar dentro de una bodega o un pasillo.

Grúas Horquilla Eléctricas

En este país, las grúas horquillas eléctricas son utilizadas en la mayoría de los casos para apps de movimiento de carga en zonas donde la utilización de los motores de combustión está restringido, por razones de seguridad o sanitarias. En verdad, la normativa del SESMA que regula la operación de los espacios aplicados al procesamiento y/o almacenaje de alimentos y bebidas, prohíbe el uso de grúas diésel, bencineras o a gas. Este suceso ha impulsado de manera significativa la participación de los modelos eléctricos dentro del mercado nacional, que alcanza aproximadamente un 30%. La batería correcta para tu grúa horquilla es dependiente de tus pretensiones concretas. Nuestra tecnología vanguardista de iones de litio ofrece tiempos de carga veloces y requiere virtualmente cero cuidado. Más aún, nuestras baterías de iones de litio duran tres veces más que las baterías comúnes. Si ya dispones de una de nuestras grúas horquilla eléctricas, puedes fácilmente equiparla con la potencia de iones de litio.

  • En cambio, si una grúa eléctrica se emplea constantemente superando sus capacidades y se trabaja incorrectamente, puede ser mucho más cara debido al alto costo de sus elementos y repuestos.
  • Si se realizan las mantenciones recomendadas, una correcta operación y la batería está en buenas condiciones, va a tener un equipo de una vida útil muy larga.
  • De igual manera, se sugiere que se usen repuestos y elementos auténticos.
  • Tienen un motor eléctrico para la tracción del vehículo y en general otro motor para accionar la bomba que proporciona la presión del sistema hidráulico con el que se efectúan las funciones de elevación, ajustes de las horquillas y la dirección asistida.
  • El primer prototipo de montacargas fue desarrollado por Waterman en 1851.

Si bien en una grúa convencional existe la oportunidad de comprar repuestos “alternativos”, no es conveniente emplearlos y menos para las grúas eléctricas, puesto que tienen costos de falla muy altos. Disponen de un motor eléctrico para la tracción del vehículo y en general otro motor para accionar la bomba que proporciona la presión del sistema hidráulico con el que se realizan las funciones de elevación, cambios de las horquillas y la dirección asistida. El primer prototipo de montacargas fue desarrollado por Waterman en 1851.

Grúa Electrónica Báscula Weiheng 50 Kg Mini Portátil Electro

Entre los desenlaces de esta búsqueda es la grúa de horquillas, que vio la luz cerca de la década de los ‘20. No obstante, no sería hasta la Segunda Guerra Mundial cuando estos equipos se transformaron en elementos principales para el movimiento de cargas. Uno de los modelos más populares son los de motorización eléctrica, cuyas aplicaciones y ventajas revisamos en el próximo producto. Las grúas horquillas eléctricas Crown tiene el chasis más robusto y unidad de tracción más fuerte del mercado con el objetivo de agradar los requisitos de las aplicaciones más básicas a las más intensas asegurando una durabilidad excepcional de sus componentes. Están equipadas con una gran batería que le proporciona la suficiente autonomía para trabajar a lo largo de unas horas y una vez agotada esta la deberemos regresar a recargar con un cargador de afuera o sustituirla por otra que esté previamente cargada (en régimen de funcionamiento continuo). A la hora de incorporarlas a una instalación, hay que tener en cuenta que la altura de elevación de estas grúas horquilla tiende a estar limitada a 7,50 m y que el pasillo habitual de trabajo adaptado a estos elementos debe estar entre los 3.200 y 3.500 mm libres. ¿Por qué es tan esencial comprender qué papel juega cada elemento en este sistema de palanca?

En las grúas elevadoras contrapesadas, el peso fuerte lo constituye el conjunto de la máquina, que incluye el chasis, en cuyo interior se halla el motor, la transmisión, la bomba hidráulica y el resto gadgets de control de la máquina. El contrapeso, normalmente atornillado al chasis en su parte posterior, y los ejes –de los que el delantero es el motriz y el trasero es el directriz, para maniobrar mejor con la máquina–, son también una parte del peso potente. El mástil, el tablero portahorquillas y las horquillas, aunque pertenecen a la grúa, se incluyen en el peso fuerte, puesto que están instalados por enfrente del centro del eje delantero, que es el que actúa como punto de acompañamiento o fulcro. El peso fuerte lo constituyen tanto los elementos instalados por enfrente del punto de apoyo, como la carga que se ha de transportar. Por ello, está prohibida la utilización de equipos a combustión en estas áreas por la fuente de contaminación que representa la emisión de gases de estos motores. En otras expresiones, la carga de modelos alimentarios en los camiones de distribución puede hacerse con grúas a combustión , pero en las bodegas de manejo de alimentos se tienen que utilizar grúas eléctricas.

En el mercado, hay soluciones para achicar riesgos laborales producidos por atropellos con carretas elevadoras. Es de empleo rudo e industrial, y se utiliza en almacenes, complejos fabriles, centros logísticos y tiendas de autoservicio para transportar y mantener tarimas o palés con mercancías y acomodarlas en estanterías o racks y realizar las ocupaciones de carga y descarga de camiones o contenedores. Aguanta cargas pesadas que ningún conjunto de individuos podría soportar por sí misma, y ahorra horas de trabajo pues se traslada un peso considerable de solo una vez en vez de ir dividiendo el contenido de las tarimas por partes o partes. Su empleo necesita una alguna capacitación y los gobiernos de diferentes países exigen a los negocios que sus empleados tramiten licencias especiales para su manejo. • Asegura tu bono de cambio individual por el reemplazo de las grúas con batería de ácido-plomo. • Hasta un 20% menos de consumo de energía con baterías ion-litio y vida de útil tres ocasiones más extendida. • Tus grúas están en constante operación gracias a la carga increíblemente rápida.

El más alto desempeño, veloces tiempos de carga, cero mantenimiento y una vida útil especialmente alta hacen de tus baterías ion-litio de Jungheinrich la fuente de energía más económica en el largo período. En lo que se refiere a los modelos que se pueden encontrar en el mercado, una de las primordiales diferencias entre unos y otros, aparte de las características ahora comentadas, es la forma en que se alimentan. Hay máquinas eléctricas impulsadas por baterías y también las hay térmicas, que marchan con gas o gasoil. Un ejemplo de esto son los apiladores eléctricos que pueden poseer mástiles de hasta 8,5 metros, los que en algunos casos deben ser ensamblados en el frigorífico, puesto que a veces las puertas no tendrán el alto necesario a fin de que entre la grúa “armada”. Siguiendo los principios de ergonomía, diseñamos el montacargas eléctrico con un freno de pedal colocado sutilmente por encima del acelerador. Deja atrás los días de las grúas a combustión o de tediosos cambios de batería. Con la máxima eficacia y cero mantenimiento de la superior tecnología ion-litio de Jungheinrich puedes de forma fácil dejar atrás a la rivalidad.

Publicaciones Similares